sábado, 26 de junio de 2010

QUEEN KONG (1976)

Bueno, vamos a ver como les explico esta película. Lo que van a leer a continuación es más o menos como pudo pasar la cosa, pero repito, es una opinión mía y totalmente inventada.

Principios del año 1976, en una oficina cualquiera, se encuentran reunidos cuatro productores de cine, de cuatro países diferentes.

Un inglés, un francés, un alemán y un italiano (falta el español y tendríamos el comienzo del chiste).
Total, que todos están pensando en producir alguna película. ¿Pero cuál?

-Yo creo que deberíamos realizar alguna adaptación teatral –comentó el inglés-, he oído que tienen buena aceptación entre público y crítica.

-¡Pero qué dices! –exclamó el francés-. Todo el mundo sabe que lo que realmente quiere la gente son películas románticas, y que mejor que París, la ciudad del amor…

-¡Mein Gott! –gritó el alemán, sin dejar acabar al francés-. Yo no pondré dinero ante tales cursiladas. Mi idea es volver a recuperar los años dorados del cine alemán, Murnau, Lang, Pabst… ¡El reinicio del expresionismo!

Todos miraron al italiano, que todavía no había hablado. Esperaron, esperaron…

-Vamos, no piensa usted decir nada –le recriminó el francés-. Diga algo.

El italiano levantó la cabeza y comenzó su explicación:

-Teatro, romanticismo, expresionismo alemán… chorradas. Lo mejor es poner cuatro duros, nos copiamos de alguna película y a poner las manos y esperar que llegue la pasta. Gastos mínimos, ingresos suculentos.

Todos estuvieron de acuerdo.

Solo faltaba decidir qué película copiar.

A partir de aquí se terminan las especulaciones de un servidor y comienza lo real, tal y como
ocurrió después.

Viendo que ese año se iba a estrenar la nueva versión de King Kong, y que ya se estaba haciendo una copia (A*P*E, vista en la entrada anterior), decidieron realizar su “particular homenaje”. Sin ningún tipo de pudor copiaron el guión tal cual, excepto que cambiaron a los protagonistas masculinos por femeninos y viceversa, y en vez de un homenaje sería una parodia. Su título:


Una vez realizada la película fue cuando empezaron realmente los problemas.
Al igual que le ocurrió al film A*P*E, Dino de Laurentis, al enterarse de esta producción, llegó a la oficina (donde se encontraban el inglés, el francés, el alemán y el italiano) con todo un batallón de abogados, amenazando con la mayor demanda en la historia del cine si se les ocurria estrenar la película.



¿Qué ocurrió entonces? Pues que su estreno se limito a Italia y Alemania, en un muy reducido número de salas. Lógicamente paso totalmente desapercibida para el resto del mundo, hasta que 25 años después se lanzó una edición japonesa en DVD, siendo un film de culto en ese país.


A partir de ahí, el resto del mundo fue conociendo de esta película, y editada en diversos países.

Pero como conocemos a los japoneses, estos no se limitaron solamente al film, sino que sacaron incluso merchandising, entre los que se incluían muñequitos de Queen Kong.



También se encuentra disponible su banda sonora.



Respecto al argumento, es de sobra conocido. Si han visto la primera versión de King Kong pueden hacerse una idea, únicamente varía en varios puntos.
Una directora de cine busca a un actor para su película, pero parece que le es imposible de encontrar. Casualmente encuentra a un muchacho, muy apañadito, pero este se niega a colaborar en el film.



Pero negándose a aceptar la derrota lo droga, y se lo lleva contra su voluntad. Ya en la isla, es secuestrado por una tribu de amazonas, muy apañaditas ellas, y lo preparan (introduciéndolo en una olla, con verduritas y todo) para ofrecérselo a su reina Kong.



La súper gorila acude a la llamada del “Gong”, y cuando todo parecía perdido, el chaval le guiña un ojo y le canta (lo juro, incluso le brilla la dentadura al sonreír), rindiéndose la primate ante tal demostración de amor. Acaba de nacer el romance entre “El Bello y la bestia”.



La gorila es capturada por el equipo del film, y llevada a Inglaterra. Allí escapa, sembrando el caos por la ciudad intentando encontrar a su gran amor.



Ejercito, helicópteros, nada es lo suficientemente poderoso para acabar con ella.
A líneas generales es más o menos el argumento.



Ojo, si se fijan en ningún momento he dicho que la película sea mala, todo lo contrario. Si se ve como lo que es (una parodia), es entretenida y divertida, por lo disparatado de todo.



Hasta la siguiente entrada.

7 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Absolutamente delirante y genial. Esa planta que le mete mano a las chicas no tiene precio. Por cierto ¿Sobrevive Quenn Kong al final?.

Cendrero dijo...

Jajaja, que buena entrada, no tenía ni idea de esta historia :D

Hay algunas películas que parecen ser cutres a propósito, yo creo que tus especulaciones del principio eran ciertas. A ver si algún día puedo verla, me has dejado con las ganas... la cuestión ahora va a ser encontrarla, no creo que sea muy conocida.

Bueno, aquí tienes a un lector más, me ha gustado el estilo del blog :)

gargola dijo...

-Señor Pepe Cahiers, ya le digo que tiene un final feliz, pero no puedo contarselo, jejjejeje. Tiene razón, la planta que intentan morderle las tetas a las chicas es genial.
-Señor Cendrero, va a ser dificil encontrarla, pero no imposible. En inglés se podía encontrar por la mula hace tiempo, no sé ahora. Que tenga suerte.

Juanma dijo...

Descubrí esta película por casualidad en internet, no sabía ni que existía y la verdad fue ver a la gorila y morirme del susto de lo cutre que es xD.

gargola dijo...

Muy buenas Juanma. Ante todo agradecer tu comentario. Estoy de acuerdo en lo de cutre, pero por eso mismo me perece divertida, yo por lo menos me lo pase bien.
Un saludo y espero verte por aquí.

Marcos Callau dijo...

Seguimos descubriendo películas con gorilas herederas del King Kong (por lo menos, yo...que también la desconocía).

gargola dijo...

Muy buenas señor Marcos. Veo que ya regresó de su viaje. Como usted bien dice, seguimos con las pelis de gorilas, jejejeje, y las que nos quedan.
Un saludo.