sábado, 8 de marzo de 2014

WHO´S HUNGRY ? (DAVID OCHS, 2009)


 
La furgoneta del heladero, recuerdo nostálgico que siempre quedará en mi memoria de aquellos tiempos de la infancia. Recuerdos pasados, pero nunca olvidados. Y es que, yo siempre recuerdo el maravilloso sonido de la flauta con la aparición del afilador, donde al escuchar el sonido mencionado todas las mujeres de mi barrio (en Albacete) salían con sus cuchillos y tijeras para que les sacasen filo. El vendedor del arrope de calabaza (hay de más clases, pero en esa zona solo se vendía de calabaza), que gritaba, cómo si lo estuviese oyendo ahora mismo:

“Arrope, señoras, el arrope. Vamos que se acaba el arrope”.

El vehículo en cuestión no era más que una motocicleta con una especie de nevera metálica en su parte trasera,  con una higiene que de seguro hasta “Chicote habría salido corriendo”. Pero eran otros tiempos.


Pero el heladero, era otra cosa. Desde que salíamos a las cinco de la tarde del colegio, no esperábamos otra cosa que los tres bocinazos, señal inequívoca de que nuestra espera había terminado. Puede que en otros sitios fuese el sonido de la música o alguna canción por los altavoces, pero en mi barrio eran tres bocinazos.

El heladero estaba aquí.

 

Una jauría de críos nos juntábamos junto a la furgoneta (aparcada en una esquina, para no entorpecer el poco tráfico que pasaba por ahí), y pedíamos nuestros helados, que se podían diferenciar en tres clases, de 5, de 10 o de 25 pesetas, daba igual el sabor, de chocolate, fresa o nata. No había más.
Y después, una vez acabado nuestro placentero momento (apenas cinco minutos), de deleitarnos con esos fabulosos helados, era el momento de volver a  la rutina, cómo suelen decir, pegarles patadas a las piedras y esperar al siguiente día, al regreso de nuestro amigo “el bocinas” (así le llamábamos en el barrio), el bocinas.
Y todo esto viene a cuento del corto que les quiero presentar a continuación, rescatado del youtube, y que creo que vale la pena que vuelva ser repescado para su visionado. Una terrorífica revisión del relato de Hansel y Gretel (según dice su autor).

 

Cortometraje creado en 2009 por David Ochs. Y no se dejen engañar por su dibujo un tanto infantil, les aseguro que si lo ven, a partir de hoy se preguntarán que llevan realmente los helados, que tanto atraen a los niños (y no tan niños).
 
Aquí les dejo con el corto, si quieren saber más, solamente pinchen aquí.
 

4 comentarios:

miquel zueras dijo...

Muy bueno el corto. Echaba de menos una buena muestra de animación y en blanco y negro frente a tanto abuso del 3-D.
Pocas veces se ha hecho tan buen uso del carrito de helados como "Asalto a la comisaría del distrito 13" de John Carpenter.
Saludos. Borgo.

Gárgola dijo...

-Miquel, a mi la animación tradicional me encanta, todo artesanal, bien sean efectos en películas o animación, y que conste que el cgi no me disgusta, eso si, bien utilizado.
Un saludo

Ginadac dijo...

Muy bueno, me ha encantado el corto :3

Gárgola dijo...

-Ginadac, me alegro. La verdad es que está muy bien, y ese estilo de dibujo le viene como un guante. Un saludo.