martes, 27 de septiembre de 2011

YETI: CURSE OF THE SNOW DEMON, 2008 (Yeti: La Maldición del Demonio Blanco)


Bueno, no sé como comentar esta película, pero lo intentaré.

Había visto varios clips, y la verdad me llamó la atención. Todo lo relacionado con los Bigfoots y los Yetis me interesa, y viendo que el argumento trata sobre un avión que se estrella y que los supervivientes se encuentran bajo la amenaza de esta criatura (un Yeti ni más ni menos), pues rápidamente puse el ojo sobre esta producción, y lo perdí.

Menudo truño me acababa de tragar. Joder, una cosa es que una película sea mala y otra que nos tomen por tontos. Tranquilos, que les iré comentando para que vean lo que les espera.

En esta ocasión no me voy a entretener, iré directamente al grano, pues no veo motivos para dedicarle más líneas de las necesarias.


Producida por Sci Fi Channel, fue estrenada para televisión en 2008. Un avión (en el cual en su interior se encuentra un equipo de deportistas Americanos), se estrella en las montañas del Himalaya. Todos mueren, excepto algunos componentes del equipo de atletas. Mas tarde, viendo la imposibilidad de conseguir comida, toman la decisión de empezar a comerse los cadáveres de sus compañeros para sobrevivir, mientras llega el rescate.

¿Les suena el argumento?

En un principio puede parecer una copia (que lo es descaradamente), pero la cosa cambia cuando se añade un elemento. Y es que un Yeti ha visto el accidente, y la multitud de cuerpos inertes, lo cual significa comida fácil. En principio nuestro peludo amigo empezará a robar cadáveres, para a continuación perseguir a los supervivientes del accidente. ¿Tanta comida necesita un solo ejemplar? Eso lo descubriremos a lo largo de la película, si sois capaces de verla entera.


Al mismo tiempo, un equipo de rescate del Himalaya (de solamente dos personas), también ha presenciado el accidente, y se dirigen al lugar (aunque para lo que hacen se lo podían haber ahorrado).


Al final se lo pueden imaginar, el Yeti contra todos: Equipo de rescate, jóvenes adolescentes, otros que se fueron a buscar la radio secundaria, que se encuentra en los restos de la cola del avión... Un desastre de película en general.
¿Recuerdan lo que dije de tomarles el pelo?

Bien, miren las fotos.



Como habrán observado, todo está en llamas, algo natural cuando se estrella un avión. ¿Qué dicen nuestros protagonistas? Que lo primero que deben hacer es buscar fuego y hacer una fogata para no morir congelados. Así que se van a buscar mecheros o cerillas entre los cadáveres y las maletas que se encuentran dentro del fuselaje.

Observen las flechitas verdes de las fotos de nuevo.


Para alucinar. ¿No pueden aprovecharse del fuego de los restos del avión? Pero esto no es lo más grave.

En una secuencia, van a cazar un conejo con una maleta. La trampa es (dentro de lo que cabe) perfectamente posible. Una maleta abierta, con un palo que sujeta la parte de arriba, para que en el momento en el que el conejo se introduzca dentro, estirar del palo (con una cuerda que tienen atada) y este quede atrapado dentro.


Bien, por más que he mirado por Internet, no he logrado encontrar esta clase de conejo en el Himalaya, la que enseñan en el film. Su pelaje sería este que les pongo en la foto. Algo normal si deseas pasar desapercibido entre los depredadores. Imagínate estar en la nieve y ser de color pardo, durarías cinco minutos.


Vale, han cazado un conejo, y están asándolo para comérselo, y empiezan a repartirlo. Observen bien las fotos y nuevamente las flechas verdes, y díganme donde pijo veis a un conejo. ¿Dónde?





Pero si es un pollo, cojones. ¿Cómo puede ser esto?

Le pregunte a un amigo, que conoce las costumbres de los americanos, y este me dijo que no comían conejo. ¿Tan difícil es poner un puto conejo y hacer como si se lo comen? Dale un bocado y cuando corten la escena lo escupes. Pero no hagas algo tan cutre como esto. Le pego un tiro a un pájaro y al instante me estoy cocinando un jabalí. Sin palabras.

Y ya del Yeti ni hablar, que no puede andar bien sobre la nieve (pues se le hunden los pies), pero es capaz de pegar saltos de veinte metros y al caer se queda igual, sin hundirse nada.

Pero los que van a buscar la radio, encuentran los restos del fuselaje, con cuerpos carbonizados en los asientos, pero las piezas están impolutas, como si acabasen de salir de la fábrica (fíjense en la foto).


Que quieren que les diga, nunca digo que no vean una película (salvo en una ocasión, la de las Animadoras Asesinas), pero ustedes mismos.

Esta película la emiten cada cierto tiempo en Cuatro, según el horario que ellos vean adecuado.





3 comentarios:

Juan García dijo...

Estos tipos quieren darnos pollo por liebre (siento el chiste fácil...)

Gárgola dijo...

-Juan, jejjee, si la verdad es que era un chiste fácil, el gato se lo guardaron para tu ya sabes donde (las mariquillas).
Un saludo.

Marcos Callau dijo...

No sabía que hubiera una película sobre el Yeti. Saludos